11 ago. 2014

Brotes de vida

Y por un camino desierto, de infinitas caídas, de tendidas noches, de innumerables soledades , encontré una flor. Estaba ahí, hermosa entre tanto invierno, entre tanto caos, increíblemente ella crecía allí, radiante, impecable. Entonces me arrodille, sonreí y suspiré, en ese instante se produjo una conversación con mi inconsciente, con mi interior.
- ¡tú que te quieres rendir a mitad de camino, acaso no ves que la felicidad, que la belleza de la vida no depende de nadie mas que tu propia voluntad!
Entonces deje de caminar sin rumbo, me volví a calzar mis esperanzas y me plantee a unos metros mas adelante que aquella única amapola.
El cielo estaba mas azul al amanecer, brotaban cerezos en hilera hasta que nos unió.
Y acá estamos juntos, haciendo de este espacio un lugar mas cálido, lleno de vida.
<<Eso sucede cuando llega alguien y cambia tu vida completamente, te planta sobre la tierra, porque los sueños se cumplen acá y ahora. >>

Pamela Sandoval

5 comentarios:

Publicar un comentario

.

.